6 Razones Por Las Cuales No Estás Logrando Tu Objetivo - OpositorPro

6 Razones Por Las Cuales No Estás Logrando Tu Objetivo

POST

SOBRE EL TEMA:

Debes empezar por preguntarte, ¿qué estoy haciendo mal? Segundo, debes evitar justificarte, o compararte con otros: es que ella es más inteligente, tiene más dinero, más estudios, es más hermosa, más alta, más flaca y miles de excusas más.

Aquí se trata de ti, de lo que tú sí tienes y eres capaz, solo que ahora no lo estás viendo, y esta es una de las primeras cosas que necesitas trabajar, después de tener claro qué es lo que quieres.

 

 

Cuando te propones algo que en realidad no quieres hacer, ya sea porque crees que debes hacerlo o porque otras personas lo esperan, es normal que no encuentres ni tiempo ni motivación, al fin y al cabo no es lo que tú quieres.

Por eso es fundamental que seas tú la que quiere conseguirlo, que sea importante para ti.

Así que cada vez que te plantees un objetivo, pregúntate si realmente quieres hacerlo y cuál es el motivo, la razón por la que quieres que salga adelante.

Tener una razón que te parezca importante y que te entusiasme es lo que más te va a motivar.

 

2. No es el momento adecuado para ti

 

En los tiempos que corren, en los que hay que hacer de todo y cuanto antes mejor, se nos olvida que no se puede hacer y tener todo a la vez; y esa puede ser una de las razones de que no consigas lo que te propones.

Considera, según tus circunstancias y prioridades actuales, si este es el momento adecuado para llevar a cabo tus objetivos.

Hay determinadas situaciones que son particularmente estresantes y requieren gran parte de tu tiempo, en esos momentos es mejor esperar un poco para realizar algunos de tus objetivos.

Como mencioné en este artículo, no tienes por qué hacerlo todo ahora mismo, hay cosas que pueden esperar.

Quizá ahora no es el mejor momento para lo que te has propuesto, quizá supondría un estrés que dentro de unos meses o años no.

Así que piensa, ¿tiene sentido que lo hagas ahora? Si no lo tiene, olvídate de ello hasta más adelante. Eso sí, no utilices esto como una excusa para posponer cosas…

 

3. Tus objetivos están poco definidos

 

Para que tengas más probabilidades de lograr tus objetivos o metas, estos tiene que ser:

Específicos.

Qué, cuándo, cómo y dónde. “Hacer más ejercicio” no es un objetivo específico. La alternativa podría ser  “hacer 30 minutos de yoga tres días a la semana”.

Realistas.

Proponerte correr una maratón cuando no has hecho ejercicio en tu vida no sería realista, proponerte “correr los lunes durante 40 minutos” sí podría serlo.

Factibles.

Proponerte ganar un millón de euros en seis meses cuando acabas de empezar tu negocio, no parece muy factible (eso sí, si te ves capaz, a por ello).

Lo ideal es dividir estos grandes objetivos en otros más pequeños que sean factibles, y así, poco a poco conseguirás la meta que te habías propuesto.

Medibles.

Tienes que saber cuándo has conseguido tu objetivo. “Ganar más dinero” es un mal ejemplo de medible, la alternativa sería “ganar 1500 euros” por ejemplo.

Con límite de tiempo.

Ponerte una fecha límite, conseguirá que te centres y esfuerces más por conseguir tu objetivo. Así, siguiendo el ejemplo anterior, puedes sustituir “ganar 1500 euros” por “ganar 1500 euros en tres semanas”.

 

4. Te centras en el resultado, no en el proceso

 

No esperes a celebrar tus logros cuando llegues al final, premia tu actitud, tu esfuerzo, tu progreso, no el resultado. Lo que importa es lo que te estás esforzando y disfrutar del camino o al menos hacerlo lo más ameno posible.

Así que a cada paso reconoce lo bien que lo estás haciendo y prémiate de vez en cuando. Así conservarás la motivación durante todo el proceso.

 

5. Subestimas el tiempo y energía que vas a necesitar

 

Normalmente, subestimamos el tiempo y energía que va a requerir una actividad porque no tenemos en cuenta posibles imprevistos, interrupciones y contratiempos. El resultado es que no acabas cuando habías planeado, te agobias, te sientes poco eficiente y abandonas, desmotivada.

La próxima vez calcula más tiempo del que crees que te llevará. Esto es algo muy sencillo que da muy buenos resultados y en lo que caemos prácticamente todos.

Así que ya sabes, a partir de ahora calcula un 20% más de tiempo del que supones que vas a necesitar. Ya verás la diferencia.

 

6. Eres demasiado exigente

 

Comprométete contigo misma y no busques excusas, pero sé flexible, si tienes que modificar tu objetivo no pasa nada.

Las exigencias, lo único que consiguen es hacerte sentir frustrada y enfadada cuando las cosas no salen como quieres, y como es muy probable que alguna vez no lo hagan, lo mejor que puedes hacer es ser flexible y adaptarte a los imprevistos.

Que te has propuesto acabar el informe el jueves y lo haces el viernes, no pasa nada lo que importa es que lo has hecho.

Que te propusiste hacer ejercicio tres días a la semana y lo has conseguido dos, peor sería haberte quedado en el sofá… Sé flexible.

Estas son algunas de las razones por las que se te resisten tus objetivos y metas, ¿cuál es la tuya?

Y lo más importante, ¿qué vas a hacer al respecto?


BIBLIOGRAFÍA:

Como lograr objetivos

Logrando mis metas

Otros contenidos seleccionados para ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba