Cómo preparar las oposiciones de Policía Nacional - OpositorPro

Cómo preparar las oposiciones de Policía Nacional

POST

SOBRE EL TEMA:

Hay muchos opositores que, desconociendo cómo es preparar las oposiciones para ser policía nacional, pecan de confiados y acaban quedándose en la estacada. Que haya más plazas no significa que vaya a ser más fácil, porque también tendrás más competencia a superar.

Al final, no hay que infravalorar cuánto tiempo te llevará realmente prepararte para sacarte la plaza. Vamos a darte toda la información y recursos que necesitas para REVENTARLO.

 

Cuatro meses después de la convocatoria suelen llegar las pruebas físicas, y dos meses después el examen teórico, la entrevista personal, el psicotécnico… Lo seguro es que si quieres sacarte tu plaza más pronto que tarde, será esencial que te organices bien y utilices los mejores métodos y técnicas. Todo eso y mucho más te lo explicamos a continuación.

 

Organización del tiempo de estudio:

Dado que las pruebas físicas son las primeras en hacerse, y las teóricas llegan poco tiempo después, puede pasarte que apruebes las pruebas físicas, pero no te prepares bien el examen teórico.
Dado que las bases de las pruebas para ser policía nacional no suelen cambiar entre ediciones, es algo que podrás prepararte con seguridad y antelación.

 

Planificación oposiciones policía nacional:

Una vez veas las bases e investigues sobre cómo es cada ejercicio, verás que, tal y como decimos nosotros, no es buena idea prepararte una sola prueba a la vez.

Por esto, tienes que tomártelo en serio y crearte un planning de estudio para tus oposiciones, que integre la preparación de todas las pruebas desde la primera semana.

Asegúrate también de tener un horario fijo de estudio. De esta manera, tu cerebro se adaptará mejor y entrará automáticamente en modo estudio, lo que te hará mucho más eficiente.

Aunque cada caso puede ser muy distinto, el consejo general sobre las pruebas físicas es que hagas entrenamiento al menos 3 veces a la semana.

 

Técnicas de estudio para optimizar el tiempo de preparación:

Algunas de las reglas mnemotécnicas más interesantes son aquellas en las que utilizas imágenes e historias impactantes, que se te quedan grabadas en la cabeza para recordar y memorizar textos, incluso si son difíciles de digerir. Te explicamos mucho más en nuestro curso de técnicas de estudio.

En cuanto a planificación del estudio, dado que las oposiciones de policía nacional tienen un temario abierto, para organizarte mejor es esencial usar el método de capas. Consiste en aprenderte primero lo más importante de todo el temario y luego ir profundizando, asegurándote así la mejor nota.

Siguiendo con la distribución de los descansos, algo que te puede ir muy bien es la técnica pomodoro, con la cual separarás tus sesiones en espacios de tiempo de trabajo y descanso ¡Está muy bien para ayudarte a seguir motivado cuando tienes que hacer ese sprint final del día que tanto cuesta!

 

Mentalidad para superar la oposición

La preparación de una oposición es algo difícil para cualquier persona, sobre todo a un nivel psicológico. Al fin y al cabo, has tomado una decisión vital muy importante, y comporta cierto riesgo, ¡pero conseguirlo puede significar conseguir el trabajo de tu vida!

Es más que un examen:

Aquí tienes que meter el 100 % de tu esfuerzo y potencial. Por eso, a partir de ahora tienes que cambiar de mentalidad y tomarte la oposición como si fuera tu trabajo, así que mantente disciplinado y sé consecuente con tus decisiones. Cuando planifiques, sigue todo a rajatabla. Al tomarlo tan en serio, es posible que tengas momentos en los que creas que nunca lo conseguirás, porque algún temario se te haga muy difícil. Lo más valioso en los malos momentos, que los habrá, es mantenerte positivo.

Infórmate bien:

Otro consejo que también solemos dar, y que ahora mismo estás aplicando la mar de bien, es que busques información y te empapes bien. Así entenderás qué pasos tienes que dar y cómo serán las pruebas que te esperan, optimizando tus horas de estudio al máximo.

 

Cómo preparar las pruebas físicas de Policía Nacional

Las pruebas físicas son las que más suelen preocupar a cualquier opositor, sobre todo porque son la primera barrera que tendrás que superar antes de llegar al temido examen teórico, para el que tantas horas has estado hincando los codos ¡Tiene que salir bien o habrás perdido mucho tiempo estudiando!

 

Si quieres sacarte las pruebas físicas con nota, tienes que tener muy en cuenta lo siguiente:
– Trabajar en tu mentalidad ante de las pruebas físicas.
– Refuerza tus puntos débiles y no dejes nada de lado.
– Sé autocrítico y exígete el mejor rendimiento posible.
– Descansa cuando sea necesario.

Las pruebas para superar las oposiciones de policía

Las pruebas que tendrás que superar durante tus oposiciones y para las que te tienes que preparar sí o sí son las siguientes (en este orden). La mayoría tendrán una calificación final de apto o no apto:

 

 

Pruebas físicas y teóricas:
– Circuito de agilidad
– Fuerza de tren superior
– Carrera de 1.000

Examen teórico, con puntuación

 

Pruebas médicas y entrevistas personales:
– Reconocimiento médico

– Cuestionario autobiográfico
– Cuestionario sobre tu perfil de personalidad
– Test psicotécnico

 

 

Prueba opcional de idioma, para subir nota (inglés o francés)

 

 

5 errores a evitar cuando preparas la oposición a Policía Nacional

Confiarse demasiado:

Debes tener en cuenta que esta es una oposición mucho más dura de lo que parece. Ya lo hemos insinuado antes, pero por muchas plazas que haya disponibles, eso no te asegura nada.

No hacer simulacros de examen:

Hacer simulacros es una estrategia muy inteligente para averiguar qué es lo más importante y poderte centrar en ello. Asegúrate de averiguar qué tipo de temáticas son más relevantes a ojos del Tribunal, qué es lo que más les suele interesar en cada examen, y métele más caña.

No hacer caso al cuerpo:

A veces el cuerpo nos dice cosas que no queremos oír, y es entonces cuando nos acabamos arrepintiendo y perdemos rendimiento tanto sobre el escritorio como sobre la pista de entrenamiento. Si algún día empiezas a sentirte fatigado o ves que tu cuerpo no tira como siempre, es porque te está mandando una señal. Si lo ignoras y sigues remando hacia delante, forzándote, podrías acabar mal.

Estudiar sin horarios:

Si no tienes horarios a la hora de estudiar, no podrás pautarte los descansos ni las horas de preparación, por lo que no podrás controlar hacia dónde se va tu tiempo.
Seguramente tu organización sea muy distinta de la de tus compañeros, así que sigue solo tu propio horario, pero síguelo a rajatabla: cuando toque estudiar, a estudiar; cuando toque descansar, a desconectar.

No repasar:

Sí, sabemos que el repaso de algunos temarios es poco agradable, hasta aburrido y pesado, pero los resultados que obtendrás en tu estudio serán mil veces mejores.
Al repasar, consigues dominar tu curva del olvido, por lo que consigues recordar durante mucho más tiempo lo ya aprendido, reforzando así tus horas de estudio y haciéndote mucho más eficiente.

 

 

Otros contenidos seleccionados para ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba